Lucíferas [homenaje indirecto a Pasolini]

 

676582b7eb4b-Banner_Web-6-

 

Del 11 de agosto al 23 de octubre
Curadoras: Alessandra Merlo y Érika Martínez Cuervo

*Una exposición realizada en conjunto con la Cinemateca de Bogotá, el Istituto Italiano di Cultura y la Universidad de los Andes

¿Quién es Pier Paolo Pasolini?

Pier Paolo Pasolini (Bolonia, 1922 – Ostia, 1975) fue novelista, poeta, director de cine, ensayista, autor de teatro y columnista para diferentes revistas y periódicos. Después de estudios de Literatura en Bolonia, donde también siguió los cursos de Historia del Arte de Roberto Longhi, se dedicó a la enseñanza y a la producción literaria.

Lucíferas [homenaje indirecto a Pasolini]

Lucíferas [RAE. Lucífero/a: adj. poét. Resplandeciente, luminoso, que da luz; m. lucero (planeta Venus); etimología: lat. Lux ferre; gr. Φωσφόρος].
Palabra que designa las obras expuestas —imágenes, resonancias, reverberaciones, texturas, referencias, acciones—. Su naturaleza es la de parpadear en la oscuridad de nuestros tiempos, en espera del futuro. Al igual que Lucífero, el ángel caído, habitan el infierno.
Como las luciérnagas de las que escribe Pier Paolo Pasolini en un famoso artículo de 1975, estas lucíferas también son seres vivos y vitales, no material inerte; son (también) metamorfosis. Imágenes que portan o producen luz, son materia y acción, soporte y motor de sentido. Su belleza es monstruosa, ambigua e inquietante. Reaccionan. Contrastan. Resisten. Murmuran. Conversan entre sí. Su luminiscencia discontinua es un mensaje y un llamado que llega desde el arte, discreto e impetuoso al mismo tiempo.

[La exposición]

Un homenaje es una acción que honra, reconoce y perpetúa la presencia incandescente de quien ha dejado un legado irrepetible, es el acto —en este caso específico— de reanimar un espíritu desobediente que retó su tiempo con la inteligencia de un titán incomprendido por su tiempo.
Esta exposición es el resultado de un riesgo estético, del intercambio plural, de lectura, escucha, visión y apropiación de la obra de Pier Paolo Pasolini, director de cine, escritor, poeta y ensayista; a los cien años de su nacimiento.
Un personaje cuya voz irreverente y crítica hace falta (en su sentido más universal); un personaje cuya muerte violenta produjo un vacío que todavía percibimos, que aún pesa, difícil de colmar. Pero fue a partir de ese vacío que surgió el ejercicio curatorial y creativo de Lucíferas, para darle forma y enunciarlo, hacerlo imagen e incluso silencio enardecido. Homenaje, por lo tanto, a una figura poderosa, incómoda y necesaria.
Sin embargo, este homenaje no toma el semblante de la reverencia incondicional ni del tributo literal a sus obras, sus palabras e imágenes, y por esto, es indirecto. En este 2022, con la mirada puesta en una Colombia todavía herida, fragmentada, en búsqueda de memoria —al mismo tiempo escéptica y expectante— el pensamiento y la obra de Pasolini pueden ser útiles si logran dialogar con esta realidad: la que nos conmueve e importa.
Lucíferas es entonces el poema inédito sobre un país que Pasolini nunca visitó. Recoge las palabras nunca dichas, las imágenes futuras de ese encuentro imaginario al que hemos querido convocar en el espacio expositivo.
Para hacer posible este diálogo experimental, convocamos un grupo de artistas colombianos a que a partir de la revisión atenta de referentes de la obra de Pasolini, desarrollaron una propuesta estética que intentara justamente «reanimar» las ideas más vitales del escritor y cineasta. La curaduría puso sobre la mesa preguntas que dieron inicio a un intenso debate y, hay que decirlo, a un rico espacio de tensión: ¿qué sigue diciéndonos un intelectual incómodo como Pasolini, hoy?, ¿qué espacio y qué forma puede asumir el escándalo, el atrevimiento, lo visionario de su propuesta estética, política y poética?, ¿qué vigencia, qué interés, qué valor puede tener su obra cinematográfica y sus palabras en la Colombia de nuestro siglo?
Con sus obras, los artistas reivindican en Lucíferas el deseo por hacer manifiesto —con sus respectivos lenguajes estéticos— sus espíritus críticos frente a la complejidad de las problemáticas sociopolíticas que remueven los cimientos de la humanidad y que de manera inevitable están transformando el rumbo de las generaciones más jóvenes. Son artistas que están siendo confrontados por el presente de sus contextos más próximos y que intentan escudriñar los rincones de los mundos ignorados a través de sus reflexiones y de poéticas que erigen otras narrativas de mundo: unas más fragmentadas, obtusas, no lineales. Volver la mirada hacia lo ignorado y debatir sobre las imágenes que estamos constituyendo como sociedad y cultura hace temblar de presencia a una figura como Pier Paolo Pasolini.
La multiplicidad de lenguajes y medios usados por los artistas (fotografía, sonido, video instalación, música, performance, textos escritos y hablados, canto operático) permite evocar la variedad de lenguajes empleados por el mismo Pasolini en su producción artística. La diversidad es, sin embargo y sobre todo, una condición necesaria y significativa entre lo individual y lo colectivo: crear un paisaje no-homogéneo, en el cual las obras se enfrenten y se «toquen» a través de las similitudes o los contrastes, unas alineaciones más evidentes y otras más complejas.


Participating artists

Español Link