CHAPINERO

El Museo

Galería El Museo rinde homenaje al maestro Luis Caballero, uno de los artistas colombianos más importantes del siglo XX, en la conmemoración de los veinticinco años de su fallecimiento, con la exposición Homenaje 25 años después. En esta muestra retrospectiva se recogen alrededor de 200 obras, que recorren el trabajo del maestro desde sus inicios hasta sus últimas obras donde el cuerpo humano, fuente de sus emociones y sentimientos, que se manifiestan en su acercamiento a lo místico, el erotismo y la violencia. Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubierta el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. Su trabajo, dominado por la magnitud de la desnudez, insistía en la pintura figurativa a través del gesto apasionado. Para Caballero, el momento reflexivo sobre la anatomía era de gozo y deseo, estudiaba la pose, acariciaba los ángulos, en una perpetua exploración para crear una imagen sagrada. La ambigüedad exaltada en su obra conmueve y confronta al público todo el tiempo, llevándolo de la mano a entender ese estado de gracia único en el que Caballero creó su obra.

Contacto

Galeria
Galeria El Museo / Artespacio
Luis Fernando Pradilla
Calle 81 # 11 - 41
7447588-89
La Galería El Museo inició sus actividades a finales de 1987 con el fin de promover e impulsar el desarrollo del incipiente mercado del arte en Colombia y a su vez fomentar el arte colombiano internacionalmente, apoyando tanto a artistas reconocidos como a las jóvenes manifestaciones artísticas, buscando contribuir en la formación y el fortalecimiento del arte en el país.
imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Sin título, 1980
Óleo sobre tela
1.46 x 1.14 m

Reseña del artista

La Galería El Museo se complace en presentar una exposición retrospectiva en homenaje a Luis Caballero con motivo del 25 aniversario del fallecimiento del artista colombiano. Luis Caballero es una de las figuras más relevantes del arte latinoamericano del siglo XX. Esta exposición tiene como intención hacer un recorrido por la obra del maestro desde sus inicios hasta la década de los noventa, donde el cuerpo humano fue fuente de emociones y sentimientos, que se desenvuelve entre la religión, el erotismo y la violencia. Su trabajo, dominado por la magnitud de la desnudez, insistía en la pintura figurativa a través del gesto apasionado. Para Caballero, el momento reflexivo sobre la anatomía era de gozo y deseo, estudiaba la pose, acariciaba los ángulos, en una perpetua exploración para crear una imagen sagrada. La ambigüedad exaltada en su obra conmueve y confronta al público todo el tiempo, llevándolo de la mano a entender ese estado de gracia único en el que Caballero creo su obra. La exposición incluye obras del Maestro Caballero en distintas técnicas como Óleo, carboncillo y lápiz sobre lienzo y papel, en formatos grandes y pequeños, ocupando los 2 pisos de la Galería El Museo.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Sin título, 1971
Mixta sobre papel
1.94 x 1.29 m

Reseña del artista

La Galería El Museo se complace en presentar una exposición retrospectiva en homenaje a Luis Caballero con motivo del 25 aniversario del fallecimiento del artista colombiano. Luis Caballero es una de las figuras más relevantes del arte latinoamericano del siglo XX. Esta exposición tiene como intención hacer un recorrido por la obra del maestro desde sus inicios hasta la década de los noventa, donde el cuerpo humano fue fuente de emociones y sentimientos, que se desenvuelve entre la religión, el erotismo y la violencia. Su trabajo, dominado por la magnitud de la desnudez, insistía en la pintura figurativa a través del gesto apasionado. Para Caballero, el momento reflexivo sobre la anatomía era de gozo y deseo, estudiaba la pose, acariciaba los ángulos, en una perpetua exploración para crear una imagen sagrada. La ambigüedad exaltada en su obra conmueve y confronta al público todo el tiempo, llevándolo de la mano a entender ese estado de gracia único en el que Caballero creo su obra. La exposición incluye obras del Maestro Caballero en distintas técnicas como Óleo, carboncillo y lápiz sobre lienzo y papel, en formatos grandes y pequeños, ocupando los 2 pisos de la Galería El Museo.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Sin título, 1986
Óleo sobre papel
1.95 x 0.97 m

Reseña del artista

La Galería El Museo se complace en presentar una exposición retrospectiva en homenaje a Luis Caballero con motivo del 25 aniversario del fallecimiento del artista colombiano. Luis Caballero es una de las figuras más relevantes del arte latinoamericano del siglo XX. Esta exposición tiene como intención hacer un recorrido por la obra del maestro desde sus inicios hasta la década de los noventa, donde el cuerpo humano fue fuente de emociones y sentimientos, que se desenvuelve entre la religión, el erotismo y la violencia. Su trabajo, dominado por la magnitud de la desnudez, insistía en la pintura figurativa a través del gesto apasionado. Para Caballero, el momento reflexivo sobre la anatomía era de gozo y deseo, estudiaba la pose, acariciaba los ángulos, en una perpetua exploración para crear una imagen sagrada. La ambigüedad exaltada en su obra conmueve y confronta al público todo el tiempo, llevándolo de la mano a entender ese estado de gracia único en el que Caballero creo su obra. La exposición incluye obras del Maestro Caballero en distintas técnicas como Óleo, carboncillo y lápiz sobre lienzo y papel, en formatos grandes y pequeños, ocupando los 2 pisos de la Galería El Museo.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Tornasol, 1966
Óleo, pastel y lápiz sobre papel
152 x 98 cm

Reseña del artista

Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. En 1968 Caballero pinta el políptico La Cámara del Amor, para la Bienal de Coltejer, siendo este el evento de las artes plásticas más importante en Latinoamérica para ese entonces. Caballero buscaba crear un espacio donde el público se adentrara en la obra y fuera tocado. Las figuras de Caballero reflejaban una necesidad de unión y desgarro, que se contraponía a las corrientes de abstracción que se daban por esa época. En 1966 realiza su primera exposición en París y en 1968 se radica allí , lugar donde establece su estudio.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Sin título, 1983
Carboncillo sobre papel
75 x 105 cm

Reseña del artista

Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. En 1968 Caballero pinta el políptico La Cámara del Amor, para la Bienal de Coltejer, siendo este el evento de las artes plásticas más importante en Latinoamérica para ese entonces. Caballero buscaba crear un espacio donde el público se adentrara en la obra y fuera tocado. Las figuras de Caballero reflejaban una necesidad de unión y desgarro, que se contraponía a las corrientes de abstracción que se daban por esa época. En 1966 realiza su primera exposición en París y en 1968 se radica allí , lugar donde establece su estudio.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Panorámica exposición Homenaje 25 años de fallecido, 70
Variables
variables

Reseña del artista

Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. En 1968 Caballero pinta el políptico La Cámara del Amor, para la Bienal de Coltejer, siendo este el evento de las artes plásticas más importante en Latinoamérica para ese entonces. Caballero buscaba crear un espacio donde el público se adentrara en la obra y fuera tocado. Las figuras de Caballero reflejaban una necesidad de unión y desgarro, que se contraponía a las corrientes de abstracción que se daban por esa época. En 1966 realiza su primera exposición en París y en 1968 se radica allí , lugar donde establece su estudio.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Panorámica exposición Homenaje 25 años de fallecido, 80
variables
variables

Reseña del artista

Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. En 1968 Caballero pinta el políptico La Cámara del Amor, para la Bienal de Coltejer, siendo este el evento de las artes plásticas más importante en Latinoamérica para ese entonces. Caballero buscaba crear un espacio donde el público se adentrara en la obra y fuera tocado. Las figuras de Caballero reflejaban una necesidad de unión y desgarro, que se contraponía a las corrientes de abstracción que se daban por esa época. En 1966 realiza su primera exposición en París y en 1968 se radica allí , lugar donde establece su estudio.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Luis Caballero, 70
Variables
Variables

Reseña del artista

Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. En 1968 Caballero pinta el políptico La Cámara del Amor, para la Bienal de Coltejer, siendo este el evento de las artes plásticas más importante en Latinoamérica para ese entonces. Caballero buscaba crear un espacio donde el público se adentrara en la obra y fuera tocado. Las figuras de Caballero reflejaban una necesidad de unión y desgarro, que se contraponía a las corrientes de abstracción que se daban por esa época. En 1966 realiza su primera exposición en París y en 1968 se radica allí , lugar donde establece su estudio.

imagen_galeria
imagen_galeria
Luis Caballero
Luis Caballero, 80
Variables
Variables

Reseña del artista

Luis Caballero fue un alumno silencioso y devorado por la timidez; tironeado entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y por su propia errática fragilidad personal. Era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta; como la forma ambigua que más convenía a sus dolorosas indecisiones, espoleadas, además por un enorme talento. En 1968 Caballero pinta el políptico La Cámara del Amor, para la Bienal de Coltejer, siendo este el evento de las artes plásticas más importante en Latinoamérica para ese entonces. Caballero buscaba crear un espacio donde el público se adentrara en la obra y fuera tocado. Las figuras de Caballero reflejaban una necesidad de unión y desgarro, que se contraponía a las corrientes de abstracción que se daban por esa época. En 1966 realiza su primera exposición en París y en 1968 se radica allí , lugar donde establece su estudio.