CHAPINERO

Galería Sextante / Taller Arte Dos Gráfico

La galería Sextante / Taller Arte Dos Gráfico propone para ARTBO | Fin de Semana: Sala I exposición: Caprichos y profundidades /Angélica Zorrilla-Juan Zorrilla -En sus salas II, III, IV, V y halls I, II y III, colectiva de los artistas de la galería Hugo Zapata, Luis Fernando Peláez, Juan Manuel Echavarría, Paula de Solminihac, Santiago Parra, Laura Cionci, Fernando Cruz , Verónica González, Pedro Rapoula —las exposiciones ponen la obra en contexto y permite a los visitantes entender sus propuestas—. -Talleres, hall exterior y hall talleres: cuidadosa selección de obra gráfica original y libros de artista de artistas latinoamericanos creada en los talleres del Taller Arte Dos Gráfico para Nuevos Coleccionistas. -Sala de Proyección: Miradas al Taller Arte Dos Gráfico, 1977-2020 -Sala de Libros de artista: libros en proceso de creación. -Hall exterior: muestra de impresión en tipografía de cartel alusivo a «palabra» con tipos antiguos de su sede de Subachoque. Exposición de obra gráfica de artistas latinoamericanos relacionadas con la «palabra». -Los talleres de grabado, tipografía, litografía, serigrafía, encuadernación, digital y marquetería, abiertos para permitir el diálogo de los visitantes con los maestros impresores. -Bibliotecas, centro de documentación y espacios abiertos para conocer el día a día de este lugar de creación.

Contacto

Galeria
Galeria Sextante
Maria Eugenia Niño
Luis Ángel Parra
Carrera 14 No. 75-35
571-2101253
Galería Sextante / Taller Arte Dos Gráfico fundada en 1981 por María Eugenia Niño y Luis Ángel Parra, acompaña y expone regularmente el trabajo de un selecto grupo de artistas contemporáneos latinoamericanos —artistas de trayectoria y artistas jóvenes—. La Galería es un espacio analítico que permite al público percibir, pensar y profundizar en sus propuestas y proyectos artísticos. Artistas jóvenes: Alejandro Casazi, Lucia Morón, Santiago Parra, Angélica Zorrilla. Artistas de trayectoria: Fernando Cruz, Ricardo Benaim, Juan Manuel Echavarría, Luis Fernando Peláez, Teresa Pereda, Jorge Sarsale, Hugo Zapata. En su sede en Bogotá, dos antiguas casas vecinas al desaparecido Lago Gaitán, tiene: dos salas de exposición temática, tres salas de exhibición permanente, una sala de proyección, una sala de libros de artista, una sala de obra gráfica, los talleres del Taller Arte Dos Gráfico - Taller de grabado, xilografía, serigrafía, litografía, offset, fotografía digital, fotografía de técnicas antiguas, tipografía, encuadernación y marquetería. Asimismo, cuenta con un centro de documentación, bibliotecas especializadas en arte, poesía, literatura, geografía, historia y política de los países latinoamericanos para uso de los artistas en su programa de artistas en residencia. El Taller Arte Dos Gráfico, fundado en 1977 ha sido el espacio elegido para la realización de un centenar de obras de artistas nacionales e internacionales. Artistas como León Ferrari, Beatriz González, Álvaro Barrios, Antonio Samudio, Juan Lecuona, Ana Mercedes Hoyos, Gustavo Zalamea, Antonio Seguí, Fernando de Szyszlo, Ricardo Benaim, Samy Benmayor, entre muchos otros, se convirtieron en amigos de la casa y han vuelto una y otra vez.
imagen_galeria
imagen_galeria
Angélica Zorrilla
De la serie Divertimentos, 2020
Dibujo
5 x 3 cm

Reseña del artista

Divertimentos Angélica Zorrilla Dibujante que dibuja Profesora Departamento Artes Visuales, actualmente directora de la carrera Artes Visuales de la Pontificia Universidad Javeriana Divertimentos: superficies de tres centímetros de ancho, cinco centímetros de alto, una línea de profundidad. Lápices de diferente dureza, el papel como la tierra y la piel se puede labrar si la herramienta de contacto y la fuerza externa así lo buscan. Tintas, gouache, acuarelas opacas y con brillo fueron mediadoras para tentar al azar ya que las herramientas de punta han sido aquellas al servicio de la voluntad. Resistir desde la geometría y el accidente, la sugerencia y la sensibilidad dúctil. Reducido número de elementos, de herramientas, de materiales. Reducido espacio para el trazo y reducido el tiempo para buscar permanecer a través del hacer. Dibujar: ese infinitivo que se aleja de lo personal en el lenguaje y en la práctica pareciera ser una de las pocas acciones donde la potencia se hace manifiesta; mínima acción que se expande y al hacerlo permite volver sobre la realidad, no esta que contiene el cuerpo sino esa que se crea durante la transformación de la materia. Un divertimento dibujado contiene detalles múltiples donde el tiempo se ha condensado, capas de materia y sentimiento, sedimentos del pensamiento y el gesto, paradoja abierta entre lo que parece ligero y vacuo en contraste con la profundidad que trae consigo el ser, el habitar. Dibujar en las dos caras de la hoja de papel es conjurar al encuentro en su imposibilidad, una suerte que ha sido echada sobre la materia, a través de ella. Resistir y rendirse a la vez, buscar divertirse desde el quehacer y dejarse interpelar por ese otro que siempre está, así no se pueda ver.

imagen_galeria
imagen_galeria
Angélica Zorrilla
De la serie Divertimentos, 2020
Dibujo
5 x 3 cm

Reseña del artista

Divertimentos Angélica Zorrilla Dibujante que dibuja Profesora Departamento Artes Visuales, actualmente directora de la carrera Artes Visuales de la Pontificia Universidad Javeriana Divertimentos: superficies de tres centímetros de ancho, cinco centímetros de alto, una línea de profundidad. Lápices de diferente dureza, el papel como la tierra y la piel se puede labrar si la herramienta de contacto y la fuerza externa así lo buscan. Tintas, gouache, acuarelas opacas y con brillo fueron mediadoras para tentar al azar ya que las herramientas de punta han sido aquellas al servicio de la voluntad. Resistir desde la geometría y el accidente, la sugerencia y la sensibilidad dúctil. Reducido número de elementos, de herramientas, de materiales. Reducido espacio para el trazo y reducido el tiempo para buscar permanecer a través del hacer. Dibujar: ese infinitivo que se aleja de lo personal en el lenguaje y en la práctica pareciera ser una de las pocas acciones donde la potencia se hace manifiesta; mínima acción que se expande y al hacerlo permite volver sobre la realidad, no esta que contiene el cuerpo sino esa que se crea durante la transformación de la materia. Un divertimento dibujado contiene detalles múltiples donde el tiempo se ha condensado, capas de materia y sentimiento, sedimentos del pensamiento y el gesto, paradoja abierta entre lo que parece ligero y vacuo en contraste con la profundidad que trae consigo el ser, el habitar. Dibujar en las dos caras de la hoja de papel es conjurar al encuentro en su imposibilidad, una suerte que ha sido echada sobre la materia, a través de ella. Resistir y rendirse a la vez, buscar divertirse desde el quehacer y dejarse interpelar por ese otro que siempre está, así no se pueda ver.

imagen_galeria
imagen_galeria
Angélica Zorrilla
De la serie Divertimentos, 2020
Dibujo
5 x 3 cm

Reseña del artista

Divertimentos Angélica Zorrilla Dibujante que dibuja Profesora Departamento Artes Visuales, actualmente directora de la carrera Artes Visuales de la Pontificia Universidad Javeriana Divertimentos: superficies de tres centímetros de ancho, cinco centímetros de alto, una línea de profundidad. Lápices de diferente dureza, el papel como la tierra y la piel se puede labrar si la herramienta de contacto y la fuerza externa así lo buscan. Tintas, gouache, acuarelas opacas y con brillo fueron mediadoras para tentar al azar ya que las herramientas de punta han sido aquellas al servicio de la voluntad. Resistir desde la geometría y el accidente, la sugerencia y la sensibilidad dúctil. Reducido número de elementos, de herramientas, de materiales. Reducido espacio para el trazo y reducido el tiempo para buscar permanecer a través del hacer. Dibujar: ese infinitivo que se aleja de lo personal en el lenguaje y en la práctica pareciera ser una de las pocas acciones donde la potencia se hace manifiesta; mínima acción que se expande y al hacerlo permite volver sobre la realidad, no esta que contiene el cuerpo sino esa que se crea durante la transformación de la materia. Un divertimento dibujado contiene detalles múltiples donde el tiempo se ha condensado, capas de materia y sentimiento, sedimentos del pensamiento y el gesto, paradoja abierta entre lo que parece ligero y vacuo en contraste con la profundidad que trae consigo el ser, el habitar. Dibujar en las dos caras de la hoja de papel es conjurar al encuentro en su imposibilidad, una suerte que ha sido echada sobre la materia, a través de ella. Resistir y rendirse a la vez, buscar divertirse desde el quehacer y dejarse interpelar por ese otro que siempre está, así no se pueda ver.

imagen_galeria
imagen_galeria
Angelica Zorrilla
De la serie Divertimentos, 2020
Dibujo
5 x 3 cm

Reseña del artista

Divertimentos Angélica Zorrilla Dibujante que dibuja Profesora Departamento Artes Visuales, actualmente directora de la carrera Artes Visuales de la Pontificia Universidad Javeriana Divertimentos: superficies de tres centímetros de ancho, cinco centímetros de alto, una línea de profundidad. Lápices de diferente dureza, el papel como la tierra y la piel se puede labrar si la herramienta de contacto y la fuerza externa así lo buscan. Tintas, gouache, acuarelas opacas y con brillo fueron mediadoras para tentar al azar ya que las herramientas de punta han sido aquellas al servicio de la voluntad. Resistir desde la geometría y el accidente, la sugerencia y la sensibilidad dúctil. Reducido número de elementos, de herramientas, de materiales. Reducido espacio para el trazo y reducido el tiempo para buscar permanecer a través del hacer. Dibujar: ese infinitivo que se aleja de lo personal en el lenguaje y en la práctica pareciera ser una de las pocas acciones donde la potencia se hace manifiesta; mínima acción que se expande y al hacerlo permite volver sobre la realidad, no esta que contiene el cuerpo sino esa que se crea durante la transformación de la materia. Un divertimento dibujado contiene detalles múltiples donde el tiempo se ha condensado, capas de materia y sentimiento, sedimentos del pensamiento y el gesto, paradoja abierta entre lo que parece ligero y vacuo en contraste con la profundidad que trae consigo el ser, el habitar. Dibujar en las dos caras de la hoja de papel es conjurar al encuentro en su imposibilidad, una suerte que ha sido echada sobre la materia, a través de ella. Resistir y rendirse a la vez, buscar divertirse desde el quehacer y dejarse interpelar por ese otro que siempre está, así no se pueda ver.

imagen_galeria
imagen_galeria
Angelica Zorrilla
De la serie Divertimentos, 2020
Dibujo
5 x 3 cm

Reseña del artista

Divertimentos Angélica Zorrilla Dibujante que dibuja Profesora Departamento Artes Visuales, actualmente directora de la carrera Artes Visuales de la Pontificia Universidad Javeriana Divertimentos: superficies de tres centímetros de ancho, cinco centímetros de alto, una línea de profundidad. Lápices de diferente dureza, el papel como la tierra y la piel se puede labrar si la herramienta de contacto y la fuerza externa así lo buscan. Tintas, gouache, acuarelas opacas y con brillo fueron mediadoras para tentar al azar ya que las herramientas de punta han sido aquellas al servicio de la voluntad. Resistir desde la geometría y el accidente, la sugerencia y la sensibilidad dúctil. Reducido número de elementos, de herramientas, de materiales. Reducido espacio para el trazo y reducido el tiempo para buscar permanecer a través del hacer. Dibujar: ese infinitivo que se aleja de lo personal en el lenguaje y en la práctica pareciera ser una de las pocas acciones donde la potencia se hace manifiesta; mínima acción que se expande y al hacerlo permite volver sobre la realidad, no esta que contiene el cuerpo sino esa que se crea durante la transformación de la materia. Un divertimento dibujado contiene detalles múltiples donde el tiempo se ha condensado, capas de materia y sentimiento, sedimentos del pensamiento y el gesto, paradoja abierta entre lo que parece ligero y vacuo en contraste con la profundidad que trae consigo el ser, el habitar. Dibujar en las dos caras de la hoja de papel es conjurar al encuentro en su imposibilidad, una suerte que ha sido echada sobre la materia, a través de ella. Resistir y rendirse a la vez, buscar divertirse desde el quehacer y dejarse interpelar por ese otro que siempre está, así no se pueda ver.

imagen_galeria
imagen_galeria
Angelica Zorrilla
De la serie Divertimentos, 2020
Dibujo
5 x 3 cm

Reseña del artista

Divertimentos Angélica Zorrilla Dibujante que dibuja Profesora Departamento Artes Visuales, actualmente directora de la carrera Artes Visuales de la Pontificia Universidad Javeriana Divertimentos: superficies de tres centímetros de ancho, cinco centímetros de alto, una línea de profundidad. Lápices de diferente dureza, el papel como la tierra y la piel se puede labrar si la herramienta de contacto y la fuerza externa así lo buscan. Tintas, gouache, acuarelas opacas y con brillo fueron mediadoras para tentar al azar ya que las herramientas de punta han sido aquellas al servicio de la voluntad. Resistir desde la geometría y el accidente, la sugerencia y la sensibilidad dúctil. Reducido número de elementos, de herramientas, de materiales. Reducido espacio para el trazo y reducido el tiempo para buscar permanecer a través del hacer. Dibujar: ese infinitivo que se aleja de lo personal en el lenguaje y en la práctica pareciera ser una de las pocas acciones donde la potencia se hace manifiesta; mínima acción que se expande y al hacerlo permite volver sobre la realidad, no esta que contiene el cuerpo sino esa que se crea durante la transformación de la materia. Un divertimento dibujado contiene detalles múltiples donde el tiempo se ha condensado, capas de materia y sentimiento, sedimentos del pensamiento y el gesto, paradoja abierta entre lo que parece ligero y vacuo en contraste con la profundidad que trae consigo el ser, el habitar. Dibujar en las dos caras de la hoja de papel es conjurar al encuentro en su imposibilidad, una suerte que ha sido echada sobre la materia, a través de ella. Resistir y rendirse a la vez, buscar divertirse desde el quehacer y dejarse interpelar por ese otro que siempre está, así no se pueda ver.