MACARENA

Espacio El Dorado

Para esta edición de ARTBO Fin de semana presentamos un primer avance de “Ardila-Lleras. Una retrospectiva”, investigación y curaduría de Santiago Rueda sobre la fotografía documental y conceptual de Camilo Lleras y Jaime Ardila a través del archivo de ambos fotógrafos. Esta primera entrega tendrá un énfasis en el registro documental de los procesos creativos de artistas locales en la década del 70. También tendremos el Viewing Room de la exposición “Rosa Navarro: 9 caligramas”, curada por Silvia Suárez, que tuvo lugar en la galería en 2019. Esta exhibición recupera parte del archivo y obra de Rosa Navarro, artista conceptual barranquillera activa a principios de los años 80. Ambos proyectos se encuentran extendidos en nuestra página web www.espacioeldorado.com visitando la sección 'ARTBO Fin de semana 2020’. Todos los jueves de este mes realizaremos conversatorios con ambos curadores en diálogo con expertos invitados. En estos encuentros virtuales se conversará sobre las investigaciones que precedieron a las exposiciones y su relevancia en la revisión de los procesos históricos del arte colombiano del siglo XX. Les recomendamos estar pendientes de la programación en nuestras redes de Instagram y Facebook (@espacioeldorado)

Contacto

Galeria
Espacio El Dorado
Valentina Gutiérrez Turbay
Cra 4A #26C-37
5717495802
Espacio El Dorado es una galería de arte contemporáneo y laboratorio curatorial fundada en el 2015 en Bogotá, Colombia. Su misión es promover y comercializar el trabajo de artistas, principalmente colombianos, constitutivos del desarrollo de la escena contemporánea. Para esto, tiene una línea de investigación histórica desde la cual se rescatan artistas que se han dejado de lado en la construcción del canon del arte colombiano, artistas de mediana trayectoria con propuestas visuales desafiantes y complejas, y artistas emergentes que ponen en tensión la escena actual. El nombre de la galería proviene de la leyenda de El Dorado y toma el imaginario de este lugar mítico de riquezas abundantes al que resulta imposible llegar. Espacio El Dorado busca materializar proyectos cuya ambición se acerque a la mítica ciudad de oro; que pueden cambiar profundamente la identidad del artista, del espacio y de la escena del arte local e internacional.
imagen_galeria
imagen_galeria
Jaime Ardila
Pedestal empapelado para un general al galope, 1976
Impresión análoga en gelatina de plata
27,5 x 35,5

Reseña del artista

Jaime Ardila se graduó de Arquitectura en la Universidad de los Andes en 1966. En su juventud, Ardila estuvo inmerso en el mundo del cine y el teatro, y a partir de 1970 se dedicó a la fotografía, aplicando la formación teórica que recogió de los libros y la experiencia práctica que adquirió directamente del trabajo en talleres fotográficos. Gran parte del trabajo de Ardila ocurría directamente en el laboratorio, donde realizaba complejos fotomontajes a partir de operaciones de recorte, superposición, repetición, solarización, entre otras. A través de estos procedimientos Ardila inauguró una nueva forma de entender la fotografía como proceso creativo en Colombia, siendo uno de los pioneros de la experimentación fotográfica en el país. El primer avance de 'Ardila-Lleras. Una retrospectiva' es un acercamiento a lo que será la muestra comprensiva del más interesante dúo de artistas/fotógrafos en el país de los años setenta, momento en el que adelantaron un polifónico trabajo conjunto en el que cubrieron los grandes temas de la fotografía colombiana, como el paisaje, el retrato y la reportería gráfica, combinando un complicado y elegante trabajo de estudio con una actitud crítica y un ojo para el instante decisivo. Sus propuestas conceptuales desafiaron nociones como la autoría, la belleza, el significado, la política y el papel del artista. En este avance se presentan algunas series y textos que complementan las investigaciones y estudios que recientemente se han ocupado de redescubrir a esta pareja. El autorretrato, el paisaje duplicado, las jornadas electorales y los grandes artistas de su época trabajando en sus estudios (Luis Caballero, Manuel Hernández, Beatriz González, Santiago Cárdenas, Javier Restrepo) evidencian un cuidadoso trabajo documental de los procesos internos de creación de cada pintor.

imagen_galeria
imagen_galeria
Jaime Ardila
De la serie Gran árbol, Árbol genealógico, 1974
Impresión análoga en gelatina de plata
20 x 25 cm

Reseña del artista

Jaime Ardila se graduó de Arquitectura en la Universidad de los Andes en 1966. En su juventud, Ardila estuvo inmerso en el mundo del cine y el teatro, y a partir de 1970 se dedicó a la fotografía, aplicando la formación teórica que recogió de los libros y la experiencia práctica que adquirió directamente del trabajo en talleres fotográficos. Gran parte del trabajo de Ardila ocurría directamente en el laboratorio, donde realizaba complejos fotomontajes a partir de operaciones de recorte, superposición, repetición, solarización, entre otras. A través de estos procedimientos Ardila inauguró una nueva forma de entender la fotografía como proceso creativo en Colombia, siendo uno de los pioneros de la experimentación fotográfica en el país. El primer avance de 'Ardila-Lleras. Una retrospectiva' es un acercamiento a lo que será la muestra comprensiva del más interesante dúo de artistas/fotógrafos en el país de los años setenta, momento en el que adelantaron un polifónico trabajo conjunto en el que cubrieron los grandes temas de la fotografía colombiana, como el paisaje, el retrato y la reportería gráfica, combinando un complicado y elegante trabajo de estudio con una actitud crítica y un ojo para el instante decisivo. Sus propuestas conceptuales desafiaron nociones como la autoría, la belleza, el significado, la política y el papel del artista. En este avance se presentan algunas series y textos que complementan las investigaciones y estudios que recientemente se han ocupado de redescubrir a esta pareja. El autorretrato, el paisaje duplicado, las jornadas electorales y los grandes artistas de su época trabajando en sus estudios (Luis Caballero, Manuel Hernández, Beatriz González, Santiago Cárdenas, Javier Restrepo) evidencian un cuidadoso trabajo documental de los procesos internos de creación de cada pintor.

imagen_galeria
imagen_galeria
Jaime Ardila
Sin título. Beatriz González pintando telón , 1978
Impresión análoga en gelatina de plata
8 x 12 cm

Reseña del artista

Jaime Ardila se graduó de Arquitectura en la Universidad de los Andes en 1966. En su juventud, Ardila estuvo inmerso en el mundo del cine y el teatro, y a partir de 1970 se dedicó a la fotografía, aplicando la formación teórica que recogió de los libros y la experiencia práctica que adquirió directamente del trabajo en talleres fotográficos. Gran parte del trabajo de Ardila ocurría directamente en el laboratorio, donde realizaba complejos fotomontajes a partir de operaciones de recorte, superposición, repetición, solarización, entre otras. A través de estos procedimientos Ardila inauguró una nueva forma de entender la fotografía como proceso creativo en Colombia, siendo uno de los pioneros de la experimentación fotográfica en el país. El primer avance de 'Ardila-Lleras. Una retrospectiva' es un acercamiento a lo que será la muestra comprensiva del más interesante dúo de artistas/fotógrafos en el país de los años setenta, momento en el que adelantaron un polifónico trabajo conjunto en el que cubrieron los grandes temas de la fotografía colombiana, como el paisaje, el retrato y la reportería gráfica, combinando un complicado y elegante trabajo de estudio con una actitud crítica y un ojo para el instante decisivo. Sus propuestas conceptuales desafiaron nociones como la autoría, la belleza, el significado, la política y el papel del artista. En este avance se presentan algunas series y textos que complementan las investigaciones y estudios que recientemente se han ocupado de redescubrir a esta pareja. El autorretrato, el paisaje duplicado, las jornadas electorales y los grandes artistas de su época trabajando en sus estudios (Luis Caballero, Manuel Hernández, Beatriz González, Santiago Cárdenas, Javier Restrepo) evidencian un cuidadoso trabajo documental de los procesos internos de creación de cada pintor.

imagen_galeria
imagen_galeria
Camilo Lleras
Autorretrato desayuno y prensa, 1974
Impresión análoga en gelatina de plata
25 x 20 cm

Reseña del artista

Camilo Lleras realizó estudios en Arquitectura y Bellas Artes en la Universidad Nacional de Colombia entre 1969 y 1971. Durante la década de los setenta, Lleras emprendió una búsqueda a través del lenguaje fotográfico, con el cual consiguió reevaluar las nociones tradicionales del arte, la modernidad y la pintura. A través de una mirada crítica, sin abandonar el humor y agudeza que lo caracterizaban, Lleras estableció una postura analítica frente a los valores de su época, que lo destacan hoy, junto con Jaime Ardila, como uno los pioneros del fotoconceptualismo en Colombia. El primer avance de 'Ardila-Lleras. Una retrospectiva' es un acercamiento a lo que será la muestra comprensiva del más interesante dúo de artistas/fotógrafos en el país de los años setenta, momento en el que adelantaron un polifónico trabajo conjunto en el que cubrieron los grandes temas de la fotografía colombiana como el paisaje, el retrato y la reportería gráfica, combinando un complicado y elegante trabajo de estudio con una actitud crítica y un ojo para el instante decisivo. Sus propuestas conceptuales desafiaron nociones como la autoría, la belleza, el significado, la política y el papel del artista. En este avance se presentan algunas series y textos que complementan las investigaciones y estudios que recientemente se han ocupado de redescubrir a esta pareja. El autorretrato, el paisaje duplicado, las jornadas electorales y los grandes artistas de su época trabajando en sus estudios (Luis Caballero, Manuel Hernández, Beatriz González, Santiago Cárdenas, Javier Restrepo) evidencian un cuidadoso trabajo documental de los procesos internos de creación de cada pintor.

imagen_galeria
imagen_galeria
Camilo Lleras
Santiago Cárdenas en su estudio , 1977
Impresión análoga en gelatina de plata
6 x 23 cm c/u

Reseña del artista

Camilo Lleras realizó estudios en Arquitectura y Bellas Artes en la Universidad Nacional de Colombia entre 1969 y 1971. Durante la década de los setenta, Lleras emprendió una búsqueda a través del lenguaje fotográfico, con el cual consiguió reevaluar las nociones tradicionales del arte, la modernidad y la pintura. A través de una mirada crítica, sin abandonar el humor y agudeza que lo caracterizaban, Lleras estableció una postura analítica frente a los valores de su época, que lo destacan hoy, junto con Jaime Ardila, como uno los pioneros del fotoconceptualismo en Colombia. El primer avance de 'Ardila-Lleras. Una retrospectiva' es un acercamiento a lo que será la muestra comprensiva del más interesante dúo de artistas/fotógrafos en el país de los años setenta, momento en el que adelantaron un polifónico trabajo conjunto en el que cubrieron los grandes temas de la fotografía colombiana como el paisaje, el retrato y la reportería gráfica, combinando un complicado y elegante trabajo de estudio con una actitud crítica y un ojo para el instante decisivo. Sus propuestas conceptuales desafiaron nociones como la autoría, la belleza, el significado, la política y el papel del artista. En este avance se presentan algunas series y textos que complementan las investigaciones y estudios que recientemente se han ocupado de redescubrir a esta pareja. El autorretrato, el paisaje duplicado, las jornadas electorales y los grandes artistas de su época trabajando en sus estudios (Luis Caballero, Manuel Hernández, Beatriz González, Santiago Cárdenas, Javier Restrepo) evidencian un cuidadoso trabajo documental de los procesos internos de creación de cada pintor.

imagen_galeria
imagen_galeria
Camilo Lleras
Elecciones 1974, 1974
Impresión análoga en gelatina de plata
12,5 x 18 cm

Reseña del artista

Camilo Lleras realizó estudios en Arquitectura y Bellas Artes en la Universidad Nacional de Colombia entre 1969 y 1971. Durante la década de los setenta, Lleras emprendió una búsqueda a través del lenguaje fotográfico, con el cual consiguió reevaluar las nociones tradicionales del arte, la modernidad y la pintura. A través de una mirada crítica, sin abandonar el humor y agudeza que lo caracterizaban, Lleras estableció una postura analítica frente a los valores de su época, que lo destacan hoy, junto con Jaime Ardila, como uno los pioneros del fotoconceptualismo en Colombia. El primer avance de 'Ardila-Lleras. Una retrospectiva' es un acercamiento a lo que será la muestra comprensiva del más interesante dúo de artistas/fotógrafos en el país de los años setenta, momento en el que adelantaron un polifónico trabajo conjunto en el que cubrieron los grandes temas de la fotografía colombiana como el paisaje, el retrato y la reportería gráfica, combinando un complicado y elegante trabajo de estudio con una actitud crítica y un ojo para el instante decisivo. Sus propuestas conceptuales desafiaron nociones como la autoría, la belleza, el significado, la política y el papel del artista. En este avance se presentan algunas series y textos que complementan las investigaciones y estudios que recientemente se han ocupado de redescubrir a esta pareja. El autorretrato, el paisaje duplicado, las jornadas electorales y los grandes artistas de su época trabajando en sus estudios (Luis Caballero, Manuel Hernández, Beatriz González, Santiago Cárdenas, Javier Restrepo) evidencian un cuidadoso trabajo documental de los procesos internos de creación de cada pintor.

imagen_galeria
imagen_galeria
Rosa Navarro
De la serie Nacer y morir de una rosa, 1982
Impresión análoga en gelatina de plata
20 x 25 cm

Reseña del artista

Rosa Navarro realizó estudios en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico. A inicios de los años ochenta comenzó su obra basándose en el uso e interpretación del lenguaje como arte conceptual. Sus fotografías parten de la exploración y de su nombre, ROSA, tema central de su trabajo. Se consideran como autorretratos, no solo porque hace uso de su nombre como referente, si no porque, a su vez, utiliza su cuerpo como representación de ella misma. Sus series son el resultado de intervenciones realizadas sobre fotografías, donde está presente su fisonomía, su cuerpo o sus manos, reflejando una constante indagación sobre la relación entre su individualidad y la palabra que la denomina, buscando la significación visual de la semántica a partir de estas composiciones que se inscriben en el contexto del arte conceptual en Colombia. La exposición 'Rosa Navarro: 9 caligramas' evidencia dos elementos esenciales de la práctica artística de Navarro: <<primero, su atracción por la transmigración de los referentes, incluso, o sobre todo, la suspensión de ella misma como referente último de su nombre; y segundo, su regocijo frente al carácter fugaz de los juegos del lenguaje. Dos principios poéticos que dotan su obra de un carácter performativo inexpugnable, que cobija todas sus series bajo un solo y gran juego de transfiguración. No en vano la declaración que encierra toda su obra es: “La naturaleza habla: habla la rosa”>>.* *Tomado del texto curatorial de Sylvia Suárez

imagen_galeria
imagen_galeria
Rosa Navarro
Rosa de los vientos , 1983
Impresión digital al pigmento
60 x 50 c/u

Reseña del artista

Rosa Navarro realizó estudios en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico. A inicios de los años ochenta comenzó su obra basándose en el uso e interpretación del lenguaje como arte conceptual. Sus fotografías parten de la exploración y de su nombre, ROSA, tema central de su trabajo. Se consideran como autorretratos, no solo porque hace uso de su nombre como referente, si no porque, a su vez, utiliza su cuerpo como representación de ella misma. Sus series son el resultado de intervenciones realizadas sobre fotografías, donde está presente su fisonomía, su cuerpo o sus manos, reflejando una constante indagación sobre la relación entre su individualidad y la palabra que la denomina, buscando la significación visual de la semántica a partir de estas composiciones que se inscriben en el contexto del arte conceptual en Colombia. La exposición 'Rosa Navarro: 9 caligramas' evidencia dos elementos esenciales de la práctica artística de Navarro: <<primero, su atracción por la transmigración de los referentes, incluso, o sobre todo, la suspensión de ella misma como referente último de su nombre; y segundo, su regocijo frente al carácter fugaz de los juegos del lenguaje. Dos principios poéticos que dotan su obra de un carácter performativo inexpugnable, que cobija todas sus series bajo un solo y gran juego de transfiguración. No en vano la declaración que encierra toda su obra es: “La naturaleza habla: habla la rosa”>>.* *Tomado del texto curatorial de Sylvia Suárez

imagen_galeria
imagen_galeria
Rosa Navarro
R-O-S-A, 1983
Impresión análoga en gelatina de plata
40 x 40 cm c/u

Reseña del artista

Rosa Navarro realizó estudios en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico. A inicios de los años ochenta comenzó su obra basándose en el uso e interpretación del lenguaje como arte conceptual. Sus fotografías parten de la exploración y de su nombre, ROSA, tema central de su trabajo. Se consideran como autorretratos, no solo porque hace uso de su nombre como referente, si no porque, a su vez, utiliza su cuerpo como representación de ella misma. Sus series son el resultado de intervenciones realizadas sobre fotografías, donde está presente su fisonomía, su cuerpo o sus manos, reflejando una constante indagación sobre la relación entre su individualidad y la palabra que la denomina, buscando la significación visual de la semántica a partir de estas composiciones que se inscriben en el contexto del arte conceptual en Colombia. La exposición 'Rosa Navarro: 9 caligramas' evidencia dos elementos esenciales de la práctica artística de Navarro: <<primero, su atracción por la transmigración de los referentes, incluso, o sobre todo, la suspensión de ella misma como referente último de su nombre; y segundo, su regocijo frente al carácter fugaz de los juegos del lenguaje. Dos principios poéticos que dotan su obra de un carácter performativo inexpugnable, que cobija todas sus series bajo un solo y gran juego de transfiguración. No en vano la declaración que encierra toda su obra es: “La naturaleza habla: habla la rosa”>>.* *Tomado del texto curatorial de Sylvia Suárez