REGIONES

Lokkus

De pies ligeros, el juego de la tortuga y otros cuentos Por Juliana Góngora y Daniel Salamanca Imagina que flotas, que el contacto con la tierra es un leve cosquilleo, que podemos negar en el cuerpo la fuerza que como un hilo nos templa, que somos seres del cielo que con vista aérea vemos la tierra. Ahora imagina el revés: eres una tortuga y tus pies se hinchan. No solo te sujetas a la tierra con tus palmas secas. Tu ombligo también se hunde, y se restriega en ella. De pies ligeros, el juego de la tortuga y otros cuentos es la forma que encuentran Juliana Góngora y Daniel Salamanca para empezar un diálogo e imaginar posibles rutas de colaboración entre sus obras. El marco de este encuentro es un juego que sigue consignas arbitrarias, como elegir al azar un producto de una máquina dispensadora de comida. También, Daniel y Juliana escogen la imagen de la tortuga para abrir nuevos caminos de pensamiento y derivas inesperadas en sus procesos: pensar materialmente en su caparazón —que es un hueso expuesto que se forma desde la columna hacia afuera, pero parece una piedra—, en la relatividad del tiempo, la idea de movimiento, el peso —¿a mayor peso y menor rapidez, mayor levedad?—, entre otras.

Contacto

Galeria
Lokkus
Manuela Velásquez
Carrera 36 # 10a 35
3183895244
Lokkus (Medellín, 2014) es una galería de arte contemporáneo que se ubica en el ámbito artístico como un proyecto cultural y comercial que exhibe, promueve y consolida propuestas de artistas que responden —formal y conceptualmente— a la coyuntura y exigencias del medio y el mercado. Los artistas que representa la galería son artistas profesionales conscientes de su dinámica como actores fundamentales en el campo de la cultura y en el trazado del relato histórico del arte. Su forma de pensamiento y producción están conectadas a un hacer interdisciplinario atravesado por el contexto cultural y/o sociopolítico actual.
imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Aquiles y la tortuga o La Paradoja de Zenón,
Composición gráfica a partir de grabados que ilustran este problema filosófico sobre la relatividad del tiempo y la distancia.

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Ruina de una piscina vacía,
Fotografía de una piedra encontrada

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Escudo de Aquiles,
Imagen digital

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Techo de leche y tierra, 2019
Instalación con cabuya y 93 varas de tierra y leche
140 x 500 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Lamellar armour traditionally worn by Koryak people 1900-1901, 1900
Escudo tradicional de los Koryak con el que parecen hombres tortuga.

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Fósil Tortuga Marina,
Imagen de referencia. Restos de 125 millones de años de edad de la que resultó ser la primera tortuga marina cargada de huevos encontrada en el mundo encontrada entre Villa de Leyva y Sutamarchán

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Caparazón, 2020
Dibujado con carbón y saliva
27 x 43 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Arquitecturas con la cabeza en la tierra: el interior y el exterior comparten el mismo espacio, 2020
Fotografía
21 x 27 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Arquitecturas con la cabeza en la tierra: haciendo sombra, 2020
Fotografía
21 x 27 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Arquitecturas con la cabeza en la tierra: todas las cosas se tornan vivas en la luz, 2020
Fotografía
21 x 27 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Relieves y capas de tiempo sobre un caparazón. Un libro,
Imagen de referencia

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Oráculo,
El oráculo iniciaba con una pregunta. Estas preguntas eran grabadas sobre el caparazón con una herramienta afilada. Luego el caparazón era expuesto a un intenso calor que lo agrietaba. Las grietas y fisuras producidas por el fuego eran las que se interpretaban como respuesta.

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Refugio, 2020
Fotografía, montaje digital

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Learning to fly, 0
Foto fija de una acción donde el artista intenta levitar
NA

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Reloj de arena (parte del proyecto Uyuni’s Dilemma), 2018
Pila de libros intervenidos con pintura y proyección de un fotograma animado sobre una pintura hecha con acrílico, sal y grafito
Variables

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Diálogo entre artistas
Atlas / Álbum (Portada), 20202
Maqueta para pieza gráfica tipo álbum, con colección de láminas adhesivas cuyas imágenes sirven de referencia para el proyecto
Formato cerrado: 20 x 30 cm

Reseña del artista

imagen_galeria
imagen_galeria
Diálogo entre artistas
Atlas / Álbum (Páginas interiores), 2020
Maqueta para pieza gráfica tipo álbum, con colección de láminas adhesivas cuyas imágenes sirven de referencia para el proyecto
Formato cerrado: 20 x 30 cm

Reseña del artista

imagen_galeria
imagen_galeria
Diálogo entre artistas
Atlas / Álbum (Portada-Contraportada), 20202
Maqueta para pieza gráfica tipo álbum, con colección de láminas adhesivas cuyas imágenes sirven de referencia para el proyecto.
Formato cerrado: 20 x 30 cm

Reseña del artista

imagen_galeria
imagen_galeria
Diálogo entre artistas
Reflexiones, 2020
Ejercicios de escritura

Reseña del artista

imagen_galeria
imagen_galeria
Diálogo entre artistas
Diálogo informal, 2020
Transcripción de fragmentos de conversaciones por WhatsApp e Instagram

Reseña del artista

imagen_galeria
imagen_galeria
Diálogo entre artistas
Caparazón seco, 2020
Fotografía digital a partir de objeto encontrado

Reseña del artista

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Arquitecturas con la cabeza en la tierra. Un caparazón con piel de cebolla, 2020
Un caparazón con piel de cebolla
10 x 9 x 5 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Arquitecturas con la cabeza en la tierra. Un caparazón de hoja de maíz, 2020
Un caparazón de hoja de maíz
22 x 5 cm

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Juliana Góngora
Arquitecturas con la cabeza en la tierra. Un caparazón con piel de cebolla, 2020
Un caparazón con piel de cebolla
Detalle

Reseña del artista

Las piedras parecen animales acurrucados. Las tortugas son piedras, camufladas por un caparazón que nace desde sus costillas y se encorva en el exterior, muchos dicen que es para sobrevivir y así proteger lo blando y frágil de sus cuerpos. Las tortugas también son relojes, a cada paso levantan partículas del suelo que encuentran refugio en su caparazón: un grano de arena se aloja en alguna fractura de su casco y se inmortaliza en un punto vacío, la huella de un tiempo tan amplio y pequeño a la vez. Las tortugas están ancladas a la tierra, la tierra es mi principio de reflexión, mi piso. Con la tierra entendí que la escultura no es investigación intelectual sino una relación con la materia que evoluciona con el tiempo. Aprendí sobre la paciencia. Que los procesos de la escultura, como los de la vida, no son inmediatos. Que arte y vida no se pueden distanciar. Que estamos enredados con la materia y nuestra relación con ella es física y humana.

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Patronaje de pieles, 2020
Grafito, acuarela, lápices de color y acrílico sobre papel Cotman
28 x 38 cm

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Resguardo, 2020
Grafito, acuarela, lápices de color y acrílico sobre papel Cotman
28 x 38 cm

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Protección del pensamiento. , 2020
Grafito, acuarela, lápices de color y acrílico sobre papel Cotman

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»

imagen_galeria
imagen_galeria
Daniel Salamanca
Escamas ligeras, 2020
Grafito, acuarela, lápices de color y acrílico sobre papel Cotman
28 x 38 cm

Reseña del artista

«Ser artista es dejarse llevar por la deriva del pensamiento y por los impulsos de la intuición. Mi trabajo parte de una curiosidad constante por entender procesos propios a la cognición. Cada proyecto, ejercicio o problema en el que me embarco es, en sí mismo, una forma de hacer visible o de materializar la facultad de elegir, comparar, organizar, asociar, estructurar o sistematizar información. Aunque estas inquietudes toman formas diversas suelen pasar por el filtro del pensamiento pictórico, gráfico, narrativo y pedagógico que son, a su vez, las principales labores que ejerzo profesionalmente. Para ARTBO | Fin de Semana la intención es mostrar unos ejercicios en proceso, unos destellos de pensamiento y unas obras inacabadas que reflejen un ir y venir de reflexiones que vamos a ir construyendo junto a la artista Juliana Góngora, en relación a la levedad, al paso del tiempo, a las corazas y al efecto de gravedad inevitable que ejerce la tierra sobre nuestras masas corporales. La finalidad es el diálogo en sí mismo y cómo éste nos brinda la posibilidad de pensar nuestros procesos desde una nueva orilla»