Galería Espacio Continuo

Contacto: Juan Gabriel Hernandez
carrera 11 A # 69 35

Abstracciones

Para esta propuesta se seleccionaron un conjunto de piezas que dan cuenta de la influencia del arte geométrico en la década del 60 en Colombia y cómo este permeó las prácticas de diversos artistas nacionales. Alejándose de la representación natural, artistas como Ramírez Villamizar y Edgar Negret consolidan desde sus esculturas el lenguaje abstracto despojado de formalidades. No solo la escultura es representante de este movimiento, obras como «El unicornio» de Alejandro Obregón dan cuenta de la exploración abstracta en los formatos bidimensionales. Los juegos rítmicos del acero y la pintura exploraban las tensiones lineares, su repertorio de formas y significados.

Contacto

Galeria
Espacio Continuo
Juan Gabriel Hernandez
carrera 11 A # 69 35
3124616849
Espacio Continuo toma como referencia las inquietudes que motivaron exploraciones plásticas en el arte moderno latinoamericano, y halla puntos de encuentro con prácticas contemporáneas. Conscientes del legado de la modernidad, es de nuestro interés explorar la continuidad de esta, de manera directa o indirecta, en prácticas actuales. Partiendo de ejercicios que yuxtaponen preguntas transversales, invitamos al espectador a encontrar hilos conductores en investigaciones artísticas que tienen puntos de partida en común. Ya sean de la modernidad o contemporáneas, dichas investigaciones son la respuesta a preguntas que se vienen manifestando en el mundo del arte desde hace décadas hasta hoy en día, y que la galería presenta en un espacio moderador.
Eduardo Ramírez Villamizar
La guitarra, 1990
Metal oxidado
145 x 50 x 77
COP 210.000.000

Reseña del artista

Escultor y pintor nortesantandereano (Pamplona, 1923). Eduardo Ramírez Villamizar hizo algunos años de arquitectura en la Universidad Nacional de Bogotá, entre 1940 y 1943, aunque desde adolescente se inclinaba por las artes plásticas. Al dejar la carrera de arquitectura, comenzó a pintar en términos expresionistas, un poco a la manera de Georges Rouault. El paso definitivo al arte abstracto lo dio en París, poco después de su llegada a esa ciudad en 1950. Vinculado al arte geométrico, Ramírez no fue un epígono más, sino que realizó una obra personal, caracterizada por la relación estrecha de unas formas planas que, presididas por la línea recta o la línea curva, por diseño y color se imbrican o se engranan entre sí. A veces la composición está dominada por las curvas, otras veces sólo hay rectas, aunque en la mayoría de los casos aparecen unas y otras en los más diversos acoplamientos. El colorido es variado, pero hay un predominio del rojo, el azul, el verde, casi siempre puros, y de los neutros, el negro, el blanco y los grises. La pintura abstracta de Ramírez fue el preámbulo necesario de su obra de escultor. Es tal la unidad de toda su producción, que algunos cuadros anticipan claramente sus primeros relieves e, incluso, anuncian las formas y los espacios de sus esculturas libres. Tomado de: https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php?title=Eduardo_Ram%C3%ADrez_Villamizar

Ver a escala
Eduardo Ramírez Villamizar
Recuerdo de Río, 1969
Acero inoxidable
24 x 20 x 60
COP 87.500.000

Reseña del artista

Escultor y pintor nortesantandereano (Pamplona, 1923). Eduardo Ramírez Villamizar hizo algunos años de arquitectura en la Universidad Nacional de Bogotá, entre 1940 y 1943, aunque desde adolescente se inclinaba por las artes plásticas. Al dejar la carrera de arquitectura, comenzó a pintar en términos expresionistas, un poco a la manera de Georges Rouault. El paso definitivo al arte abstracto lo dio en París, poco después de su llegada a esa ciudad en 1950. Vinculado al arte geométrico, Ramírez no fue un epígono más, sino que realizó una obra personal, caracterizada por la relación estrecha de unas formas planas que, presididas por la línea recta o la línea curva, por diseño y color se imbrican o se engranan entre sí. A veces la composición está dominada por las curvas, otras veces sólo hay rectas, aunque en la mayoría de los casos aparecen unas y otras en los más diversos acoplamientos. El colorido es variado, pero hay un predominio del rojo, el azul, el verde, casi siempre puros, y de los neutros, el negro, el blanco y los grises. La pintura abstracta de Ramírez fue el preámbulo necesario de su obra de escultor. Es tal la unidad de toda su producción, que algunos cuadros anticipan claramente sus primeros relieves e, incluso, anuncian las formas y los espacios de sus esculturas libres. Tomado de: https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php?title=Eduardo_Ram%C3%ADrez_Villamizar

Ver a escala
Eduardo Ramírez Villamizar
Construcción suspendida, 1967
Metal
25 x 27 x 21
COP 28.000.000

Reseña del artista

Escultor y pintor nortesantandereano (Pamplona, 1923). Eduardo Ramírez Villamizar hizo algunos años de arquitectura en la Universidad Nacional de Bogotá, entre 1940 y 1943, aunque desde adolescente se inclinaba por las artes plásticas. Al dejar la carrera de arquitectura, comenzó a pintar en términos expresionistas, un poco a la manera de Georges Rouault. El paso definitivo al arte abstracto lo dio en París, poco después de su llegada a esa ciudad en 1950. Vinculado al arte geométrico, Ramírez no fue un epígono más, sino que realizó una obra personal, caracterizada por la relación estrecha de unas formas planas que, presididas por la línea recta o la línea curva, por diseño y color se imbrican o se engranan entre sí. A veces la composición está dominada por las curvas, otras veces sólo hay rectas, aunque en la mayoría de los casos aparecen unas y otras en los más diversos acoplamientos. El colorido es variado, pero hay un predominio del rojo, el azul, el verde, casi siempre puros, y de los neutros, el negro, el blanco y los grises. La pintura abstracta de Ramírez fue el preámbulo necesario de su obra de escultor. Es tal la unidad de toda su producción, que algunos cuadros anticipan claramente sus primeros relieves e, incluso, anuncian las formas y los espacios de sus esculturas libres. Tomado de: https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php?title=Eduardo_Ram%C3%ADrez_Villamizar

Ver a escala
Eduardo Ramírez Villamizar
Caracol, 1984
Óleo sobre tela
65 x 65
COP 70.000.000

Reseña del artista

Escultor y pintor nortesantandereano (Pamplona, 1923). Eduardo Ramírez Villamizar hizo algunos años de arquitectura en la Universidad Nacional de Bogotá, entre 1940 y 1943, aunque desde adolescente se inclinaba por las artes plásticas. Al dejar la carrera de arquitectura, comenzó a pintar en términos expresionistas, un poco a la manera de Georges Rouault. El paso definitivo al arte abstracto lo dio en París, poco después de su llegada a esa ciudad en 1950. Vinculado al arte geométrico, Ramírez no fue un epígono más, sino que realizó una obra personal, caracterizada por la relación estrecha de unas formas planas que, presididas por la línea recta o la línea curva, por diseño y color se imbrican o se engranan entre sí. A veces la composición está dominada por las curvas, otras veces sólo hay rectas, aunque en la mayoría de los casos aparecen unas y otras en los más diversos acoplamientos. El colorido es variado, pero hay un predominio del rojo, el azul, el verde, casi siempre puros, y de los neutros, el negro, el blanco y los grises. La pintura abstracta de Ramírez fue el preámbulo necesario de su obra de escultor. Es tal la unidad de toda su producción, que algunos cuadros anticipan claramente sus primeros relieves e, incluso, anuncian las formas y los espacios de sus esculturas libres. Tomado de: https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php?title=Eduardo_Ram%C3%ADrez_Villamizar

Ver a escala
Eduardo Ramírez Villamizar
Sin título, 1998
Metal oxidado
61 x 15 x 15
COP 87.500.000

Reseña del artista

Escultor y pintor nortesantandereano (Pamplona, 1923). Eduardo Ramírez Villamizar hizo algunos años de arquitectura en la Universidad Nacional de Bogotá, entre 1940 y 1943, aunque desde adolescente se inclinaba por las artes plásticas. Al dejar la carrera de arquitectura, comenzó a pintar en términos expresionistas, un poco a la manera de Georges Rouault. El paso definitivo al arte abstracto lo dio en París, poco después de su llegada a esa ciudad en 1950. Vinculado al arte geométrico, Ramírez no fue un epígono más, sino que realizó una obra personal, caracterizada por la relación estrecha de unas formas planas que, presididas por la línea recta o la línea curva, por diseño y color se imbrican o se engranan entre sí. A veces la composición está dominada por las curvas, otras veces sólo hay rectas, aunque en la mayoría de los casos aparecen unas y otras en los más diversos acoplamientos. El colorido es variado, pero hay un predominio del rojo, el azul, el verde, casi siempre puros, y de los neutros, el negro, el blanco y los grises. La pintura abstracta de Ramírez fue el preámbulo necesario de su obra de escultor. Es tal la unidad de toda su producción, que algunos cuadros anticipan claramente sus primeros relieves e, incluso, anuncian las formas y los espacios de sus esculturas libres. Tomado de: https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php?title=Eduardo_Ram%C3%ADrez_Villamizar

Ver a escala
Alejandro Obregón
El unicornio , 1953
Óleo sobre madera
34.5 x 18
COP 105.000.000

Reseña del artista

Alejandro Jesús Obregón Rosés, pintor, nacido en Barcelona, España en 1920 y fallecido en Cartagena, Colombia, en 1992. Su prolífica trayectoria ha sido comúnmente asociada al expresionismo abstracto, explorando temas asociados a la crítica política y social, los bodegones, y la naturaleza colombiana. El trabajo de Obregón, que abarca la producción de pinturas en caballete, murales, gestión cultural y educación, es considerado como uno de los más relevantes e influyentes del arte moderno en Colombia. Marta Traba, quien fue la mejor crítica de su obra, escribió en 1961: “La llegada a la pintura colombiana de Obregón nos coloca ante el primer pintor de talento con que cuenta Colombia en este siglo [...] La obra del artista es de desarrollos claros y su evolución está llena de pautas que muestran de manera inequívoca la alianza del talento y del trabajo”. Tomado de: https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php/Alejandro_Obreg%C3%B3n

Olga de Amaral
Huella IV, 2007
Lino, gesso y fibras naturales
27 x 27
COP 35.000.000

Reseña del artista

Durante siete décadas de tejido, Olga de Amaral consigue ahondar dos asuntos en que envolvieron al arte de la segunda mitad del siglo XX. El primero salir del plano para abordar una tridimensionalidad no representativa, no narrativa; el segundo, otorgarle una autonomía definitiva al color. Esto es, hacer que el color pasara de su concisión adjetiva, a una condición sustantiva, tornándose la materialidad y finalidad de la pieza. Lo relevante es que tales retos del arte moderno, fueron asumidos por de Amaral desde la periferia de ese arte, desde el oficio del telar y de la urdimbre. Esta muestra de la Galería Espacio Continuo reúne un conjunto de piezas que permite recorrer tanto la trayectoria de la artista, como problemáticas esenciales de la historia del arte de la segunda mitad del siglo XX y su devenir contemporáneo. Texto de : Julia Buenaventura

Ver a escala
Audioguía: Galería Espacio Continuo
English Link